miércoles, 30 de diciembre de 2015

Cerrando el 2015

Y como no podía ser otra cosa, 2015 ya toca a su fín.
Si hace exactamente un año me hubieran dicho como iba a estar hoy, no me lo habría creído apenas.

Desde que me mudé a este pueblo de Barcelona, mucha gente con la que hablo de mi barrio de Valencia me dice cosas del estilo:
"No queda otra, ¿qué se le va a hacer?"
"Hay que aguantar, de momento es lo que hay"

Pero siendo sinceros.... yo terminé 2014 diciendo que en 2015 viviría en Barcelona. Lo sabía desde que decidí irme a la aventura el octubre pasado, con mi marido en A Coruña, a una entrevista de trabajo a Barcelona. Creo que algo en mí lo sabía desde el marzo anterior, cuando estuvimos aquí también para una entrevista suya y de paso, una miniluna de miel.

Así que cuando se ha cumplido al menos una cosa de las que quería, no ha ido tan mal, ¿no?

Él tiene un trabajo más estable que los últimos que tuvo.
El piso donde vivimos, aunque chiquitito, es muy tranquilo. Y enfrente tengo el patio de otra casa, con un montón de árboles y plantas, en lugar de un bloque de cemento y cristal.
Hemos tenido unos amigos increibles, que nos han ayudado a adaptarnos, y nos han echado una mano en todo lo que han podido.
Hemos conocido a gente realmente muy maja y agradable.
Hemos ido por primera vez al Salón del Manga de Barcelona, que nos hacía muchísima ilusión, y como bonus, hemos ido también a la Steampunk Convention de Barcelona, que todo hay que decir, tenía un ambiente genial, y una gente maravillosa.
Hemos podido disfrutar de paseos por el bosque, ya que lo tenemos casi al lado. Y hemos comido espárragos trigueros que hemos cogido nosotros mismos. Gracias a Adela por enseñarme, por que al principio yo no los veia :)
He tenido un montón de tiempo lejos de todo para pensar, reflexionar, volver a ilusionarme con lo que hacía (y haré de nuevo) y empezar a practicar yoga. Gracias a Blancabz, de Diario de una yogui 2.0 por todas las fotos que postea y ser un ejemplo de superación.
También he conocido a gente no tan maja que aún así me ha enseñado como no quiero ser, empujándome a buscar una mejor versión de mi misma.
He conocido, ¡por fin! a Luis Royo, mi ilustrador favorito al que llevaba aaaaaaaaaños admirando.
Hemos ido a Cardona, estuvimos en el castillo y pasamos un día muy divertido, estrenando de paso mi nueva cámara reflex.
He participado en mis primeros mercados artesanos. Conocí también gente muy maja. Gracias María de Corsets Wanda por ser una persona excepcional, Moon de Moon Rose Handmade por tu visión tan particular del mundo, y Eva de Tasty Things por enseñarme a confiar en lo que hago y a defenderlo como se merece.
Vimos The Hole 2 antes de fallas en Valencia.
Aprendí ruso (y luego se me olvidó). Gracias a Vladimir por mostrarnos otra visión de todo. Y a mis compañeros, fueron unos meses geniales.
Y he pasado un año maravilloso junto a mi marido, mil gracias también por estar siempre ahí, por apoyarme, por decirme lo que no me gusta escuchar pero necesito oir de vez en cuando, y por disfrutar tanto como yo con lo que hacemos juntos. Por cierto, ha publicado un libroSe me ha perdido un héroe, así que si aun os falta algun regalín de Reyes.... ciencia ficción de la que mola y ambientada en España, ¿quién da más?

En definitiva, que realmente no puedo quejarme mucho, por que aunque hemos tenido momentos dificiles y malillos, los buenos los han superado con creces.

Espero que vuestro año haya sido tan bueno como el mio, o mucho mejor, y os deseo que el próximo venga cargado también de cosas buenas, momentos para recordar y mucha mucha ilusión.

¡¡Feliz feliz 2016!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada